La hora

cenefa

Entre la hora que se mueve

y la hora que descansa

hay otra

que flota en el espacio-tiempo,

abierta como una mano dolorida.

 

Hora sin luz

amalgama del ser y del estar,

reverberación errante.

 

La hora en que mis células pasadas

se unen a mis células futuras,

doblegándose al no-tiempo, no-espacio,

(dos manos dolorosamente abiertas)

y se suman al coro vagabundo

(organum paralelo en quintas justas):

“lo que será, ya es,

lo que será, ya es,

lo que será, ya es.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s