Apariciones

De Henri Rousseau

De Henri Rousseau

Et toi mon coeur pourquoi bas-tu

Guillaume Apollinaire

I

Esta mañana

despertó la mañana de septiembre

se mecía el aire y me llevaba

al viejo camino entre moreras

al traqueteo del cochecito, su puf-puf:

vuelta hacia el este y vuelta hacia el oeste,

el trajecito y los zapatos limpios,

y el corazón tan limpio

que se podía escribir en él:

Et toi mon coeur pourquoi bas-tu.

 

Pasaba el cochecito, su puf-puf,

y las golondrinas saludaban

haciendo temblar sus alas.

 

II

La tarde de cobalto me ha traído

la vieja carretera, las salinas,

los grises matorrales persiguiendo

el autobús, su torpe balanceo,

las ondas de sombra azul.

Sonríen los flamencos

abriendo con gravedad sus alas

y sonríe el conductor

a una hinchada maleta

y un alborotado corazón.

 

Da tumbos rumbo al norte el autobús

y las gaviotas se alejan chillando

Et toi mon coeur pourquoi bas-tu!

 

III

Al otro lado, en un ángulo oscuro

de la galería resopla

un viejo corazón.

Un dodo le entretiene

y le abanica un avestruz,

a veces hace bluf

y a veces hace plof

y a veces cuenta historias

de praderas nevadas,

de tortugas que corren

por desvanes de Austria,

o se ríe e imagina

que una sombra le habla.

A veces hace bluf

y a veces hace plof.

 

Da saltos sin parar el dodo

y corre aleteando el avestruz

mientras cantan a coro

 

Et toi mon coeur,

Et toi mon coeur

pourquoi bas-tu.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s