Poemas para un cuerpo (I)

Estudio para el retrato

de Francis Bacon

 

Lo que queda es

la llaga

en forma de sonrisa,

el hueco entre los hombros,

la sombra de los senos,

el gesto de dejarse

caer sobre la silla,

un pedazo de carne

macerada por los años

que tiembla

que tiembla

de soledad

y hambre.

 


Di, cuerpo, ¿desde cuándo

eres esta masa palpitante?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s