Poemas para un cuerpo (III)

de Francis Bacon

de Francis Bacon

Era un aleteo de latidos,

o voces que decían

“dame tu pensamiento,

tu pauta cerebral”.

Era la ceremonia

de la desnudez, del intercambio

de órganos, cabello,

la piel suave de los pliegues.

Era la calma animal,

el bocado frío,

fin y comienzo de la espera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s