No-tiempo no-espacio

Dice una voz
“todo vuelve a ser lo que ya ha sido
a pesar de la evidente mutación de la materia”
y otra sonríe y dice
“ahí descansa la sombra,
al amparo del órgano invisible”
y la primera voz exclama
“no dejes, cuerpo,
de asombrarte de la herida”
y el pájaro perdido
en el patio sabe la salida
y no la busca porque subir
más alto es la respuesta,
como si el latido fuera un arco
y el cuerpo
flecha en disposición de ser lanzada
a otro patio, otra galería,
otra disposición
de la misma materia que nos duele.

Subir, subir es el consuelo,
abarcar de un aletazo
el espacio o tiempo circundante
y no dejar que escape
todo lo que alguna vez ha sido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s