Leyendo a Kant

  Parece que entre la cosa en sí y su apariencia hay un abismo, un lago que llenamos de monstruos, —si así se quisiera llamar a los residuos del entendimiento— o, más bien, contaminamos porque cada adición cambia la esencia de las cosas si ésta vive —verdaderamente— en el tiempo.   Pero esta tarde de…

Escucha

Si escucho mis pasos, si verdaderamente los escucho, siempre un eco o quizá una resonancia me persigue o, quizás, no me persigue, sino que es inherente al movimiento dejar una estela, transcurrir como el cometa y la cola del cometa o la rosa y el rastro de su aroma más sola que ellos, cercada por…