Maitines

  Algo, sin decir, dice “despierta” y se abren los ojos a la noche que ya no es noche y el oído percibe la dormición del mundo, la ausencia de vaivén y de latido, y el cuerpo siente sus vísceras dormidas, su ligereza, el alivio de su soledad sin signos,   y espera,   espera.…