Agnus Dei

  Y como un cordero ante el que lo trasquila, enmudeció y no abrió su boca. Hechos de los Apóstoles, 8:32   I Sentado a la puerta mira el viento mover las hojas, mira la fila de hormigas en el suelo, las risas de los niños en el parque, mira sin decir nada, sin moverse,…

Pentimento

  Y, de repente, la mano que guía el pincel hacia el lienzo se detiene, suspendida entre el hacer y el no hacer, acaso distraída por la brisa o el canto del mirlo o esa voz que dice “todavía no” y le impide acabar el trazo de purísimo escarlata, y esa voz le dice “lo…