Leyendo a Kant

  Parece que entre la cosa en sí y su apariencia hay un abismo, un lago que llenamos de monstruos, —si así se quisiera llamar a los residuos del entendimiento— o, más bien, contaminamos porque cada adición cambia la esencia de las cosas si ésta vive —verdaderamente— en el tiempo.   Pero esta tarde de…

Escucha

Si escucho mis pasos, si verdaderamente los escucho, siempre un eco o quizá una resonancia me persigue o, quizás, no me persigue, sino que es inherente al movimiento dejar una estela, transcurrir como el cometa y la cola del cometa o la rosa y el rastro de su aroma más sola que ellos, cercada por…

Mutaciones

Algo de la sombra se desprende más luminoso, si cabe, que la herida, algo que es lo que ya ha sido, que late abierto y no supura algo que se entrega como un sol de amanecida y deja ver más claro el acecho constante de los filos (descanso de los sueños) y vuela, con vuelo…

Pasacalles

Caja de resonancia el patio, las ventanas abiertas y el aire que sube y baja a la redonda o se mece, leve y denso, horizontal sobre la fuente, y una voz dice “recuerda la jaula del pájaro vacía, las piezas de ajedrez perdidas en el jardín”, y la sombra del limonero en la frente recuerda…

No-tiempo no-espacio

Dice una voz “todo vuelve a ser lo que ya ha sido a pesar de la evidente mutación de la materia” y otra sonríe y dice “ahí descansa la sombra, al amparo del órgano invisible” y la primera voz exclama “no dejes, cuerpo, de asombrarte de la herida” y el pájaro perdido en el patio…

Patio interior

Rodeada de ventanas, objetos propios y arriba el aire atravesado por el vuelo del vencejo, el rumor de la fuente imaginado la maceta del filodendro y algo que es espacio y es tiempo, y todo vuelve a estar con su certeza en sombras, en el patio interior, leve como el aire leve, denso como el…

Pasar el tiempo

Ahora todo viene a mí, y no como antes que era yo quien iba. Mª Antonia Ortega   Se puede estar así, pasando el tiempo una tarde de junio, escuchando el lío de vencejos, las puertas que se abren y se cierran, el rumor de los vecinos en el patio.    Se puede estar sin…